En la comunidad de familias abiertas brindamos a niños en estado de riesgo una adecuada contención
transitoria física y emocional, evitando así la institucionalización.

 

Les ofrecemos a los niños en situación de riesgo, la oportunidad de la experiencia afectiva que provee una
familia. Creemos que toda la carga de amor de una familia, junto con un tratamiento adecuado a su
período evolutivo, son la base para su futuro desenvolvimiento en la sociedad como una persona plena.

 

Con la ayuda de profesionales, apoyamos a los niños en su desarrollo físico, emocional, psicológico y
social.

 

Ya hemos podido comprobar como un niño con desnutrición, deshidratado, maltratado, abandonado,
con falta de estimulación u hospitalizado, logra superar este estado, gracias al afecto y contención
familiar. Esta realidad que palpamos día a día, nos fortalece para continuar en este camino.

 

Esta mirada está sustentada en una espiritualidad de dar, de acompañamiento, de fraternidad, de acogi-
miento, de amor incondicional, de servicio, de entrega gratuita y generosa.

 

Esto nos lleva a abrirnos y enriquecernos, con el aporte de otras familias que comparten nuestros valores,
más allá del credo que profesan.

 

 

“Quien recibe a uno de estos niños, me recibe a mí”. Mateo 18

 

 

Esperamos tu mensaje
Podés comunicarte
de 9 a 13 horas
al siguiente teléfono
5292- 3020
O vía E-mail
“Nosotros sentimos que
lo que estamos haciendo
es solo una gota en el
océano, pero el océano
no estaría tan lleno si no
existiera esa gota”.
Madre Teresa de Calcuta.